RABAT Internacionales - 

Partes en conflicto libio trabajan ya borrador para definir sus instituciones

Las dos principales partes en conflicto en Libia, representantes de los parlamentos de Trípoli y de Tobruk, trabajan desde hoy en un borrador de acuerdo de paz que establece un "gobierno de unión nacional" durante un año renovable y define las otras instituciones.

Tras la inauguración en la localidad marroquí de Sjirat de una nueva ronda (que pretende ser la última) de negociaciones entre las partes, la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) hizo público en las pasadas horas el documento, de 18 páginas y 69 artículos, para que "todos los libios puedan tener acceso" al borrador.

El documento establece un gobierno encabezado por un primer primer ministro que debe ser mayor de 30 años, sin doble nacionalidad y que no puede estar casado con una mujer que no sea libia. Sus ministros serán mayores de 25 años.

Su Gobierno "dará la consideración necesaria a la dimensión geográfica y cultural" de Libia y tendrá "una justa representación de mujeres y jóvenes", pero estos aspectos quedan sin definir de forma concreta.

A la cabeza del Consejo de Ministros se sitúa un Consejo Presidencial formado por el primer ministro, sus dos viceprimeros ministros (uno de Trípoli y otro de Tobruk) y otros dos ministros; este Consejo Presidencial ejerce labores de jefatura de estado: relaciones exteriores, jefatura militar, creación de un organismo de inteligencia, elaboración del presupuesto, etc.

El punto que puede ser más conflictivo es que la autoridad legislativa en este periodo transicional recaerá en la Cámara de Representantes elegida en junio de 2014 (la de Tobruk), y un punto del acuerdo subraya la necesidad de "una urgente reunión con los miembros de esta Cámara y sus boicoteadores", en alusión a los parlamentarios de Trípoli.

Seis de los artículos se refieren a "medidas de construcción de confianza": los firmantes se comprometen a liberar a todos los detenidos en su poder y entregarlos a una autoridad judicial independiente, asistir a refugiados y desplazados en sus planes de retorno, levantar el bloqueo de puertos o instalaciones vitales o dar al gobierno todo el control de las fronteras y aeropuertos.

Esto último significará delegar en la policía y el ejército el monopolio de la violencia y la seguridad, y concretamente la lucha contra tres organizaciones terroristas mencionadas específicamente: Estado Islámico, Al Qaeda y Ansar al Sharia, todas ellas presentes en Libia.

Una declaración global y completa de alto el fuego deberá seguir a la firma del acuerdo, momento en que comenzará el despliegue progresivo del ejército regular.

Una Asamblea Constituyente (supuestamente la misma Cámara de Representantes, pero esto no se especifica) deberá preparar un borrador de constitución antes del 24 de diciembre de 2015.

El texto del acuerdo subraya que será Trípoli la sede de todas las instituciones, lo que tal vez cree resquemores en Bengasi, cabeza de una región en conflictiva relación con la Tripolitania.

A partir de hoy y durante el resto de la semana, todas las partes estudiarán el texto y podrán formular sus observaciones, pero la ONU pretende que a principios de la semana que viene se firme definitivamente el acuerdo.

En esta nota: