EEUU Internacionales -  22 de julio 2015 - 15:45hs

Informe de ONG sobre muerte de Payá sugiere que el Gobierno cubano lo asesinó

Un informe independiente publicado hoy sostiene que las pruebas registradas hasta ahora sobre el caso del disidente cubano Oswaldo Payá "sugieren" una "responsabilidad directa" del Gobierno de Cuba en su muerte, ya fuera con una expresa intención de asesinarlo o con una "aviesa indiferencia" por su vida.

La publicación del informe, elaborado por abogados de la organización Human Rights Foundation (HRF), coincide con el tercer aniversario de la muerte de Payá y del también disidente cubano Harold Cepero, fallecidos al impactar contra un árbol el vehículo en el que viajaban y que conducía el político español Ángel Carromero.

Rosa María Payá, hija del fallecido disidente que lideró el Movimiento Cristiano Liberación (MCL), estuvo presente en el acto en Washington en el que se presentó el informe de HRF, una organización de defensa de los derechos humanos con sede en Nueva York.

"El poder en La Habana creyó que era necesario destruir a mi padre. Pero este informe será una herramienta importante contra la impunidad de ese poder", afirmó la hija del fallecido activista.

El documento recopila testimonios y hace referencia a evidencias físicas que fueron reveladas "en los meses posteriores al hecho y que no fueron consideradas en absoluto por el tribunal que condenó a Carromero" a cuatro años de prisión por homicidio imprudente.

Esa información "sugiere la responsabilidad directa del régimen cubano en la muerte de Payá y Cepero" el 22 de julio de 2012, en un suceso que "no fue un accidente", sino "el resultado de un hecho automovilístico provocado deliberadamente por agentes del Estado", sostiene el documento de HRF.

El suceso se provocó o bien "con la intención de asesinar a Oswaldo Payá y a los pasajeros que viajaban con él", o bien "con la intención de causarles graves lesiones corporales", o "con negligente y aviesa indiferencia -y un alto riesgo injustificado- por la vida" del activista, concluye el informe.

"Hay un indicio sólido de que el automóvil (en el que viajaban Payá y Cepero) fue embestido por otro. No sabemos si murieron cuando el vehículo fue embestido o si les sacaron después y los golpearon hasta la muerte, que también es posible", dijo Javier El-Hage, director jurídico internacional de HRF, en el acto de presentación.

El informe indica que, con sus acciones, "el Gobierno cubano violó el derecho de la familia Payá a participar en la investigación y el juicio correspondientes, el derecho de Ángel Carromero a tener acceso a un defensor judicial", contar con una defensa "independiente" y tener un "juicio público", entre otras cosas.

Carromero, un dirigente de las juventudes del Partido Popular de Madrid, fue condenado en Cuba a cuatro años de prisión por la muerte de Payá y Cepero debido a su presunta conducción imprudente, pero un acuerdo con el Gobierno español le permitió cumplir su condena en España y el pasado mayo obtuvo la libertad condicional.

Desde que tuvo lugar el siniestro, la familia de Payá siempre ha cuestionado la versión oficial del accidente de tráfico y ha reclamado una investigación independiente.

Rosa María Payá dijo hoy que el informe de HRF "es el final de la primera parte" de su empeño y que el proceso para esclarecer lo que le ocurrió a su padre "solo acaba de empezar" con "el análisis de las pruebas que tenemos en nuestras manos".

"Planeamos usar este informe como herramienta frente a todas las instancias internacionales", afirmó Payá, que reclama a las autoridades cubanas el informe de autopsia de su padre y de Cepero.

La disidente cubana pidió en 2013 a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que examine su caso, y el Relator Especial sobre ejecuciones extrajudiciales de la ONU "ha comenzado a pedir información sobre el caso al Gobierno cubano", según afirmó.

A lo largo del próximo año, HRF representará a la familia Payá en un esfuerzo de difusión del informe, incluida una carta al Ministerio de Asuntos Exteriores de España para pedir que el Gobierno del país europeo convierta este tema en una "prioridad" en su relación con Cuba, explicó El-Hage.

FUENTE: EFE

En esta nota: