EEUU Internacionales -  30 de julio 2015 - 22:21hs

Bush dice que cortejo a minorías es integral en su campaña

En una implementación de sus propias recomendaciones, Jeb Bush está llevando su campaña presidencial a los vecindarios donde viven los hispanos y los negros en un esfuerzo por captar más apoyo de estos electores.

A principios de la semana el exgobernador de Florida visitó la parte central de dicho estado, donde habló ante un grupo diverso de 150 pastores y otros líderes religiosos, ante los que repitió sus promesas de hacer campaña "en todos los rincones" del país.

El viernes será uno de los dos aspirantes republicanos a la presidencia que hablen durante la conferencia anual de la Liga Nacional Urbana, junto a Hillary Rodham Clinton y otros dos precandidatos demócratas a la Casa Blanca.

"Los republicanos necesitan hacer campaña en todas partes. No solo entre los latinos, sino también con los negros. Es bueno salirse de la zona de confort. Está bien que no todos estén de acuerdo con mis puntos de vista", dijo Bush el lunes en su evento a las afueras de Orlando. "No está bien no intentarlo. Esa es la diferencia".

Bush aplica a su campaña presidencial una lección que aprendió mientras buscaba la gobernación de Florida.

En su primer intento por convertirse en gobernador en 1994, Bush hizo campaña como un autodenominado "conservador testarudo" que dijo que "probablemente no haría nada" por los afroestadounidenses, y explicó que en lugar de ello quería "igualdad de oportunidades" para todas las personas. Perdió esa votación, y cuatro años después tomó una postura muy distinta.

Tras recorrer la entidad para reunirse con los grupos minoritarios que frecuentemente simpatizan con los demócratas, ganó la contienda electoral al enfocarse en escuelas y a menudo se presentó en iglesias de la comunidad negra. William Andrews, director general de Mercy Drive Ministries en Orlando, señala que el programa estatal que inició el gobierno de Bush le ayudó a vencer su adicción a la heroína y cocaína.

"El señor Bush me convenció de convertirme en republicano", dijo Andrews, que es de raza negra.

En caso de que Bush sea el nominado republicano a la presidencia, repetir las estrategias de campaña a las que responsabiliza de su triunfo en Florida será parte esencial para su éxito rumbo a la Casa Blanca.

De acuerdo a las encuestas de salida realizadas por The Associated Press y las televisoras en 2012, el 93% de los negros y el 71% de los latinos votaron para reelegir a Barack Obama. En 2008, Obama ganó el voto del 95% de los negros y el 67% de los hispanos, algo que será especialmente vital en la contienda de 2016 debido al crecimiento de dichas comunidades en estados sin una inclinación política definida como Colorado, Nevada y Florida.

Los demócratas están ansiosos por retener su ventaja entre esos votantes, y argumentan que los negros y los latinos terminarán por rechazar a Bush debido a sus antecedentes de recortes fiscales en Florida, y también porque respalda las políticas que van en contra de la reforma de salud de Obama y se opone al salario mínimo federal.

"Las políticas fallidas de Bush no son distintas a las de ningún otro republicano en contienda: quiere dividir a las familias, lastimar la economía y permitir que solo aquellos como Jeb Bush y únicamente Jeb Bush, salgan adelante", dijo Pablo Manríquez, director de prensa hispana para el Comité Nacional Demócrata.

Por su parte, Bush dijo esta semana que su campaña no cuenta con una estrategia de acercamiento a los hispanos debido a que "acercamiento es un término que hace parecer que están en la periferia".