UCRANIA Internacionales - 

Elecciones locales en Ucrania, ensombrecidas por anulación de voto en puerto del este

Los ucranianos votaban este domingo en unas elecciones locales cruciales para el presidente Petro Poroshenko, ensombrecidas por el aplazamiento de los comicios en Mariupol, última posición del gobierno en el este del país controlado por los rebeldes, por irregularidades en las papeletas.

Muy criticado por su gestión del conflicto en el este del país, donde 8.000 personas han muerto desde inicio del enfrentamiento con los separatistas prorrusos, Poroshenko sufrió un golpe antes del inicio de los comicios, ya que los recintos de votación no pudieron abrir en el puerto de Mariupol y las elecciones serán aplazadas por irregularidades en la impresión de las papeletas.

"Los recintos no se abrieron en Mariupol porque las papeletas no llegaron a los locales de votación. Hay que aplazar la fecha de los comicios porque los votos tenían irregularidades", dijo a la AFP Natalia Kashchi, miembro de la comisión electoral municipal. Un periodista de la AFP en el lugar constató que en los locales las puertas estaban cerradas.

Los boletines se habían impreso en la prensa del diario Priazovski Rabochi, controlado por Rinat Ajmetov, antiguo financista del presidente prorruso Viktor Yanukovich, derrocado en febrero de 2014.

"Va a haber que imprimir nuevos boletines en una imprenta independiente", explicó Kashchi, que agregó que las actuales papeletas podían inducir al fraude.

Olena Jolodenko, una jubilada de 90 años que había acudido temprano para votar por el Bloque de Oposición, una formación heredera del partido de Yanukovich, no escondía su decepción.

"A penas puedo caminar, pero vine a votar (...) Alguien quiere que la ciudad esté sin autoridades", declaró.

El Bloque de Oposición criticó el aplazamiento.

"Si el gobierno no logra organizar elecciones en una ciudad que controla, ¿cómo va a organizarlas en las zonas que no están bajo su control", dijo el partido en un comunicado.

Algo inédito que rodea a este escrutinio es que más de 1.500 observadores internacionales vigilarán el desarrollo de la votación.

El presidente prooccidental, quien ha perdido fuelle por su gestión del conflicto y cierta laxitud ante la corrupción en su país, dijo el viernes ante los jefes de las diferentes misiones de observación que "aquéllos que quieran desestabilizar la situación en el país no serán apoyados por el pueblo".

Las elecciones locales son cruciales y en la consulta podría consolidarse una oposición prorrusa en varias regiones.

Sin embargo, los comicios no tendrán lugar en los territorios del este separatista del país, controlado por los rebeldes, donde el conflicto entre tropas ucranianas y combatientes prorrusos ha provocado más de 8.000 muertos en los últimos 18 meses.

Prueba de la fragilidad de la tregua, las autoridades ucranianas decidieron no organizar las elecciones en 122 localidades que controlan en la línea del frente, alegando motivos de seguridad.

Los combates han cesado prácticamente desde septiembre en el este separatista, pero el proceso de paz continúa en un estado embrionario.

Algunos reprochan al presidente ucraniano no haber cumplido su promesa de terminar con la guerra "tres meses después" de su elección, en mayo de 2014. Otros, en cambio, consideran que ha aceptado concesiones humillantes a los separatistas, apoyados por el Kremlin.

Según un reciente sondeo, el 71% de los ucranianos desaprueba la gestión del presidente Poroshenko, y varios analistas creen que tras los comicios habrá una remodelación ministerial.

FUENTE: AFP