INGLATERRA Internacionales -  8 de diciembre 2015 - 12:27hs

Tras la tormenta Desmond, David Cameron promete un fondo de urgencia

El gobierno británico aseguró el lunes que las zonas afectadas por la tormenta Desmond, con precipitaciones récords y que provocaron al menos dos muertos, se beneficiarán de un fondo de urgencia para catástrofes.

"Debemos asegurarnos de hacer todo por ayudar", declaró el primer ministro David Cameron durante su desplazamiento a Burton (centro de Inglaterra), anunciando la puesta en marcha del plan Bellwin.

"Este dispositivo prevé que el gobierno central reembolse a las autoridades locales los gastos asumidos por las inundaciones", explicó Cameron.

El jefe del ejecutivo británico, que se ha desplazado en seguida a las zonas afectadas, anunció igualmente una revisión de las medidas antinundaciones, criticadas por los responsables locales..

La tormenta Desmond azotó estos últimos días el noroeste de Inglaterra, causando "varios" muertos, según el gobierno.

Este lunes se descubrió un cadáver en un río del condado de Cumbria, uno de los más afectados, después de que la policía fuera informada de que un hombre se había caído al agua.

La segunda víctima es un hombre 90 años que el sábado murió cerca de una estación de metro del norte de Londres después de que una ráfaga de viento lo empujara a los pies de un autobús.

La región noroeste del país permanecerá en "alerta amarilla" hasta el jueves, indicó el Servicio Meteorológico Nacional (Met Office), haciendo hincapié en que el "alto nivel" de los ríos podría provocar nuevas inundaciones.

Se registraron ya dos récords nacionales de precipitaciones. El primero en Honister Pass (341,4 mm en 24 horas) y el segundo en Thirlmere (405mm en 48 horas), según Met Office.

Cerca de 350 militares del segundo batallón del régimen del duque de Lancaster fueron desplegados en Carlisle, una de las ciudades más afectadas, para ayudar en las tareas de rescate.

Las zonas afectadas recibieron en apenas 24 horas el equivalente de un mes de lluvia y en algunos lugares las aguas alcanzaban casi 2 metros.

En el condado de Cumbria, se inundaron más de 2.000 edificios y unos 60.000 hogares, principalmente en la región de Lancaster, se quedaron sin luz, informó la compañía Electricity North West, y precisó que el corte podría durar "varios días".

Tres puentes fueron arrasados por las aguas, dificultando todavía más las comunicaciones.

"Existe el riesgo de nuevas inundaciones en ciertas regiones y la agencia de medioambiente pide a la población del norte de Inglaterra que esté preparada hoy y mañana", declaró el domingo por la noche Elizabeth Truss, secretaria de Estado de medioambiente.

Frente al nivel de los daños, Stewart Young, un responsable de las autoridades locales de Cumbria, reclamó "una investigación sobre la protección contra inundaciones" que integraban un plan de 45 millones de libras (62 millones de euros) en 2005.

"Nadie hubiera podido prever un nivel semejante", se defendió John Leyland, el director adjunto de operaciones de la Agencia de Medioambiente (EA) británica.

"Desgraciadamente las protecciones contra inundaciones no podían proteger cada propiedad", dijo, pero "han ralentizado el agua y nos han dado tiempo para evacuar a los residentes".

al/pc/bc/eg

FUENTE: AFP