Barcelona Internacionales - 

Condenan en España a proxenetas que utilizaban ritos vudú contra nigerianas

Un juzgado de Barcelona condenó a penas de entre 5 y 20 años de cárcel a ocho miembros de una red de prostitución que explotaba sexualmente a jóvenes nigerianas, a las que forzaban a que se prostituyeran en Barcelona con amenazas e incluso atemorizándolas con rituales de vudú.

En la sentencia, la sección segunda de la Audiencia de Barcelona absuelve a dos de los acusados, ya que no pudo acreditar su pertenencia a la red, y recrimina a los otros ocho procesados que atentaran contra la dignidad de las víctimas mediante "amenazas, coacciones y violencia física", lo que cree que les generó un "intenso daño moral".

La sala considera probado que los acusados contactaban en Nigeria con mujeres "jóvenes y vulnerables", acuciadas por una precaria situación económica, y les ofrecían la posibilidad de venir a España a trabajar o formarse a cambio de una cantidad que oscilaba entre los 30.000 o 50.000 euros (33.432 o 55.720 dólares).

Cuando eran captadas, las chicas eran trasladadas a España bien por vía aérea o siguiendo una ruta terrestre o marítima, llegando incluso a utilizar pateras.

Una vez en Barcelona (noreste de España), los miembros de la organización, aprovechándose de su vulnerabilidad por desarraigo, las forzaban a ejercer la prostitución en la zona de Las Ramblas, el Raval o en los alrededores del Camp Nou, para saldar la deuda contraída, con malos tratos, amenazas sobre su familia e incluso con ritos de vudú, como lo atestiguó en el juicio una víctima protegida.

El tribunal condena a los acusados por los delitos de pertenencia a organización criminal, inmigración ilegal, trata de seres humanos, prostitución y falsedad en documento oficial.

Además de las penas de cárcel, que van de los 20 a los 5 años, la Audiencia también impone a los acusados la obligación de indemnizar a sus víctimas con cantidades que oscilan entre los 100.000 y los 20.000 euros (entre los 111.441 y los 22.288 dólares) .

Los acusados integraban una red asociada con la organización criminal Supreme Eiye Confraternity, una de las más importantes de Nigeria, que entre finales de 2007 y el año 2012 se dedicó a la captación e introducción en España de jóvenes nigerianas para su explotación sexual.

FUENTE: EFE