EGIPTO Internacionales -  24 de abril 2017 - 13:21hs

Una visita para impulsar las relaciones entre el Vaticano y Al Azhar

La visita del papa Francisco a Egipto supone un impulso a las relaciones entre la principal institución del islam suní, Al Azhar, y el Vaticano, deterioradas durante el papado de Benedicto XVI, y un apoyo a la imagen de Egipto, empañada por la inseguridad y los atropellos a los derechos humanos.

Más allá del esperado mensaje de paz y convivencia entre religiones, el viaje del pontífice escenificará el buen momento de las relaciones entre ambas instituciones, que este año retomaron el diálogo tras años de dificultades.

Francisco devuelve también la visita que el jeque de Al Azhar, Ahmed Tayeb, hizo a Roma el 23 de mayo de 2016, y que supuso un punto de inflexión en los contactos bilaterales.

"La visita del papa es un respaldo al diálogo entre las religiones, y esto es un punto muy importante a nivel religioso. Veo que la reunión entre el papa y el jeque de Al Azhar es un apoyo al diálogo entre religiones que estuvo suspendido por un periodo de tiempo y es un mensaje muy fuerte a todo el mundo", dijo a Efe el portavoz de la iglesia ortodoxa egipcia, Bules Halim.

El 12 de septiembre de 2006, el entonces papa Benedicto XVI citó durante una visita a la ciudad alemana de Ratisbona un diálogo entre el emperador Manuel II Paleólogo (1391) y un erudito persa.

En él, el emperador le preguntaba al erudito que le mostrase algo que el mundo debiese a Mahoma y respondía él mismo que sólo encontraría cosas "malas e inhumanas como su orden de difundir, usando la espada, la fe que predicaba".

Días después, Al Azhar suspendió el diálogo con el Vaticano y exigió disculpas al pontífice, abriendo un periodo de tensiones que no comenzarían a disiparse hasta la llegada de Francisco a la cabeza de la Iglesia católica en 2013.

Para el investigador no residente del Instituto Tahrir para Oriente Medio, Timothy E. Kaldas, la presencia del papa "es una continuación de lo que ya comenzó Francisco, una oportunidad de profundizar en el mutuo entendimiento".

Para Kaldas, la relación entre el Vaticano y la Iglesia Copta Ortodoxa, que representa entre un 10 y 12 por ciento de la población egipcia, está en un segundo plano en este viaje.

No obstante, el portavoz de esta la Iglesia copta subraya que la estancia de Francisco supondrá un "refuerzo" y un "mayor estrechamiento de las relaciones entre las dos Iglesias".

Otro aspecto importante de este viaje será la insistencia en un mensaje de paz y tolerancia, coincidiendo con un aumento de la islamofobia y la cristianofobia y con los atentados del pasado Domingo de Ramos contra dos catedrales egipcias que causaron 46 muertos.

"En ambos lados tenemos líderes políticos y movimientos populistas que explotan el odio y el miedo para conseguir objetivos políticos", dijo Kaldas a Efe, que explicó que esta "irresponsabilidad e imprudencia" fomenta la aparición de un ambiente de discriminación y odio que beneficia la aparición y el desarrollo de grupos extremistas.

Por eso, agregó, "es importante que los líderes religiosos trabajen juntos para despejar este ambiente peligroso de odio. Es muy importante luchar contra esto".

En este sentido, el portavoz de la asamblea de las minoritarias iglesias católicas de Egipto, Rafic Greiche, destacó a Efe la importancia del momento del viaje de Francisco y subrayó que "su presencia en Egipto, en estas circunstancias, es un mensaje en contra del terrorismo".

"La visita es aún más importante y él mismo (el papa) ha decidido mantenerla porque es un hombre valiente. Viene con un mensaje de paz, de esperanza y de amor para todos los egipcios, y para mostrar su apoyo y solidaridad (después de los atentados). Es un mensaje muy muy importante, para todos", subrayó Greiche.

Para las autoridades egipcias, su estancia y "la atención internacional que le acompañará será una manera, para ellos, de decir: 'mirad, Egipto es seguro, se puede visitar'".

Sumido en una profunda crisis económica, con una inflación superior al 30%, apenas turistas y una moneda devaluada, el sistema político egipto ha apostado por centrarse en la seguridad en detrimento de los derechos humanos. Sin embargo, esta estrategia no ha logrado la estabilidad necesaria para atraer el turismo y las inversiones.

En este sentido, el analista político opinó que es más probable que Francisco se centre más en cuestiones teológicas y en la relación entre cristianos y musulmanes, que en la situación de los derechos humanos en el país.

El portavoz copto, por su parte, dijo que la llegada del papa "supone un respaldo a Egipto en su lucha contra el terrorismo y para su estabilidad y seguridad".

Además, consideró que "tendrá resultados importantes a nivel económico respecto al turismo, porque es un mensaje de tranquilidad a todo el mundo que Egipto está en su camino hacia una estabilidad permanente".

FUENTE: EFE