Jerusalén Internacionales -  24 de septiembre 2018 - 14:54hs

Netanyahu habla con Putin para mantener la coordinación militar en Siria

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, habló hoy con el presidente ruso, Vladímir Putin, para mantener la coordinación militar en medio de la crisis entre los dos países tras el derribo de un avión militar ruso por fuerzas sirias en su territorio hace una semana, informó un comunicado israelí.

"El primer ministro expresó su confianza en la credibilidad de la investigación del Ejército y sus conclusiones, y dejó claro una vez más que la responsabilidad del desafortunado incidente recae en el Ejército sirio, que derribó el avión, e Irán, cuya agresión socava la estabilidad", informó la oficina del primer ministro.

Según la nota, Netanyahu insistió durante la conversación en que la transferencia de sistemas de armamento avanzado "a manos irresponsables aumentará los peligros en la región" y señaló que Israel "continuará defendiendo su seguridad e intereses".

Ambos mandatarios acordaron mantener los contactos entre equipos profesionales y la coordinación de sus Ejércitos a través de canales militares.

Netanyahu, además, reiteró sus condolencias por la muerte de los 15 militares rusos que viajaban en la aeronave abatida por la defensa antiaérea siria durante un ataque de cazabombarderos israelíes contra posiciones iraníes en Siria.

La conversación ocurrió después de que Rusia anunciara hoy el aumento de su presencia militar en Siria con la entrega de un sistema de misiles antiaéreos S-300 al régimen de Damasco y otras medidas, en una clara advertencia a Israel de que no tolerará ataques que pongan en peligro a sus militares desplegados en el país árabe.

La dotación es parte de la respuesta al derribo el 17 de septiembre de un avión de reconocimiento ruso IL-20 con 15 militares por la defensa antiaérea siria, incidente que, según Moscú, fue provocado por aviones israelíes que lo habrían utilizado como pantalla para atacar instalaciones sirias.

Israel insistió ayer en que su avión no se escondió detrás del aparato ruso porque ya estaba de vuelta en el espacio aéreo israelí cuando el Il-20 fue abatido.

Pero el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Ígor Konashenkov, cuestionó ayer las explicaciones y afirmó que la culpa de lo ocurrido recae en Israel, que incurrió en una "clara violación del acuerdo ruso-israelí de 2015 sobre la prevención de incidentes en Siria".

Rusia apoya en Siria al régimen del presidente Bachar al Asad, mientras que Israel opera en el país puntualmente para evitar la transferencia de armas a la milicia chií Hizbula y limitar la creciente influencia y presencia iraní en la región, que considera una amenaza existencial.

Analistas apuntan a que el derribo podría hacer que Rusia acote las actuaciones israelíes en Siria.