La representante federal demócrata Stephanie Murphy envió una carta a la NOAA para solicitar que se adelante el inicio oficial de la temporada de huracanes a mediados de mayo

AP

Pese a que la temporada de huracanes en el Atlántico dura seis meses —tanto como una campaña regular del béisbol de Grandes Ligas_, una legisladora de Florida piensa que debe ser más larga.

La representante federal demócrata Stephanie Murphy envió el miércoles una carta a la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés) para solicitar que se adelante el inicio oficial de la temporada de huracanes a mediados de mayo. La temporada actual es de junio a noviembre, pero Murphy señaló que ha habido al menos una tormenta con nombre durante el mes de mayo en los últimos seis años.

Publicidad

En 2020 se formaron tres tormentas tropicales — Arthur, Bertha y Cristóbal — entre mediados de mayo y el inicio de junio, recalcó.

“Esto significa un problema práctico, porque los funcionarios del gobierno y los residentes de estados en zona de huracanes utilizan esta temporada para informar a dónde destinarán fondos, realizar campañas de concientización y tomar decisiones en cuanto a los preparativos”, comentó Murphy en su misiva. “Por lo tanto, una temporada oficial que no pronostique de manera precisa la actividad de grandes tormentas podría resultar en la falta de preparativos y en daños físicos y materiales”.

Publicidad

La NOAA ya recibió la carta de la legisladora y espera poder discutir el tema con Murphy, señaló el portavoz de la agencia, Christopher Vaccaro.

A pesar de que varias tormentas tropicales se han formado en el Atlántico antes del 1 de junio en los últimos años, la mayoría de ellas han sido “de estructura marginal”, y los avances en el monitoreo vía satélite posiblemente sean la causa de que cada vez más tormentas menores y de poca duración sean nombradas por el Centro Nacional de Huracanes, señaló Phil Klotzbach, científico investigador de la Universidad Estatal de Colorado.

Desde que comenzó la era satelital en 1966, sólo se tiene registro de la formación de un huracán antes del 1 de junio: Alma, en 1970.

“No creo que haya motivo alguno para prolongar la temporada de huracanes, considerando que no ha habido uno en mayo en los últimos 50 años”, dijo Klotzbach en un email.

Pese a que Bertha estuvo a punto de inundar la residencia de Brian McNoldy el mes pasado, un día después de convertirse en tormenta tropical, el investigador asociado de la Universidad de Miami no cree que se necesite prolongar la temporada de huracanes.

“La temporada de huracanes nunca tuvo la finalidad de incluir toda la actividad, sólo la mayor parte”, dijo McNoldy, quien trabaja para la Escuela Rosenstiel de Ciencias del Mar y Atmosféricas. “Está bien si hay algunos atípicos”.

Publicidad

Publicidad