El estado alemán de Renania del Norte-Westfalia, donde se encuentra Colonia, prohibió el ejercicio de la prostitución hace cinco meses

AP

Uno de los mayores burdeles de Europa se declaró en bancarrota tras meses sin poder abrir debido a las restricciones contra el coronavirus.

El burdel Pascha de Colonia consumió todas sus reservas financieras pagando por el mantenimiento de su edificio de 10 plantas y sus 60 empleados, según publico el jueves el diario alemán Express.

Publicidad

Dentro de una amplia batería de medidas para combatir la expansión del COVID-19, el estado alemán de Renania del Norte-Westfalia, donde se encuentra Colonia, prohibió el ejercicio de la prostitución hace cinco meses.

Organizaciones que representan a las trabajadoras sexuales habían advertido de que el cierre de los prostíbulos probablemente aumentaría la prostitución clandestina, en la que el riesgo de explotación es mayor.

Publicidad

Publicidad

Publicidad