WASHINGTON Internacionales -  13 de diciembre 2020 - 10:45hs

La elección terminó, pero los ataques de Trump prevalecerán

La elección presidencial de 2020 ha terminado. Pero los esfuerzos infundados del presidente Donald Trump para socavarla, y las consecuencias de esas acciones antidemocráticas, permanecerán en Estados Unidos por mucho más tiempo.

Cada vez está más claro que no hay ningún hecho, prueba o fallo judicial que disuada a Trump de intentar engañar a los estadounidenses sobre la victoria del presidente electo Joe Biden . Y el mandatario saliente no ha estado solo en ese esfuerzo: numerosos republicanos lo han apoyado o permanecido en silencio, incluidos 126 congresistas republicanos de la cámara baja que respaldaron un intento para que la Corte Suprema invalidara la victoria de Biden en cuatro estados clave.

El tribunal rechazó enfáticamente el caso el viernes por la noche. Trump respondió en Twitter momentos después: “La Corte Suprema realmente nos decepcionó” y prometió ”¡seguir luchando!”.

Las acciones de Trump y sus aliados han expuesto una sorprendente realidad sobre Estados Unidos: muchos legisladores de uno de los dos principales partidos políticos del país están dispuestos a respaldar los esfuerzos para anular una elección libre y justa, o no están dispuestos a hablar en contra de tal campaña.

Eso establece un antecedente para que los políticos cuestionen la integridad de cualquier elección si los resultados no son como quiere un partido o un candidato, una noción peligrosa que probablemente erosione aún más la confianza de los estadounidenses en el gobierno y ponga a prueba la durabilidad de las instituciones democráticas de la nación.

Con el presidente encabezando esta campaña y medios de comunicación amistosos ampliando sus afirmaciones, el resultado es que millones de estadounidenses probablemente seguirán convencidos de que la victoria de Biden fue ilegítima y la elección fraudulenta. Según una encuesta de la Universidad de Quinnipiac realizada esta semana, el 77% de los republicanos cree que hubo un fraude generalizado en las elecciones de noviembre y un 60% considera que la victoria de Biden es ilegítima.

En realidad, Biden ganó 306 votos del colegio electoral, el mismo número que Trump obtuvo hace cuatro años en una victoria que el republicano consideró abrumadora. El demócrata también superó a Trump por más de 7 millones de votos en todo el país.