Corea del Norte Internacionales -  22 de julio 2021 - 07:19hs

La capital de Corea del Norte, azotada por una ola de calor

Un funcionario de sanidad dijo la semana pasada a la cadena estatal KCTV que Corea del Norte esperaba otra ola de calor a finales de mes.

La capital de Corea del Norte atraviesa una ola de calor con temperaturas que superan los 35 grados celcius, la media general durante el verano boreal.

Los transeúntes de las principales calles de Pyongyang combatían el calor con paraguas y ventiladores de mano.

Algunos se refrescaban comiendo hielo raspado con aderezos dulces, un postre tradicional del verano.

A pesar del clima sofocante, todo el mundo sudaba con mascarillas para evitar la propagación del covid-19.

La mayoría de los hogares de la empobrecida Corea del Norte no tienen aire acondicionado, y los datos sugieren que sólo una cuarta parte de la población tiene acceso a la electricidad.

Los medios de comunicación estatales emitieron la semana pasada una serie de advertencias sobre las peligrosas altas temperaturas. El periódico Rodong Sinmun había detallado que los funcionarios forestales debían estar atentos a los incendios forestales, mientras que los trabajadores agrícolas debían vigilar las plagas y otros daños de los cultivos relacionados con el calor.

Las catástrofes naturales suelen tener un mayor impacto en el país debido a su débil infraestructura y al hecho que la deforestación lo hizo vulnerable a las inundaciones.

El verano boreal pasado, una serie de tifones provocaron inundaciones que dañaron las tierras de cultivo y destruyeron miles de hogares.

El mes pasado, el líder norcoreano Kim Jong Un admitió que la situación del suministro de alimentos del país se estaba "poniendo tensa" debido a los persistentes daños causados por los tifones, y pidió que se tomaran medidas para minimizar el impacto de los desastres naturales.

FUENTE: AFP

En esta nota: