Florida Internacionales -  1 de junio 2021 - 14:06hs

Niños activistas piden al Seaquarium de Miami liberar a la orca Lolita

Con una gran orca hecha de hule inflable, los niños se unieron a la campaña que ha liderado por muchos años PETA.

Una decena de niños del grupo ambientalista Animal Hero Kids pidieron este martes frente al Seaquarium de Miami liberar a la orca Lolita, que fue privada de la libertad hace 50 años, cuando era menor que ellos.

Con letreros que decían "Cincuenta años atrapada en el estanque más pequeño para orcas" y "Animal Hero Kids por la liberación de Lolita", los menores, de entre 9 y 12 años, urgieron a la empresa española Parques Reunidos que libere a esta orca de 57 años.

Con una gran orca hecha de hule inflable, los niños, con capas verdes en representación de su organización ambientalista, se unieron a la campaña que ha liderado por muchos años PETA (Personas por un Trato Ético de los Animales).

Bajo un sol ardiente, los manifestantes se mantuvieron junto a la carretera que conduce desde Miami a Key Biscayne, fuera de la propiedad del Seaquarium, que reabrió ya sus puertas tras el cierre por la covid-19.

Susan Hargreaves, la fundadora de Animal Hero Kids y rehabilitadora de vida silvestre de Florida desde hace mucho tiempo, recordó que "hay un cambio radical en la visión del público sobre la captura y el confinamiento de la vida silvestre".

"Es inaceptable capturar mamíferos marinos y separarlos de su familia, como Lolita, y mantenerlos cautivos", agregó.

"Lolita sufre en el Seaquarium de Miami" y "Liberen a Lolita en un santuario marino" decían otros de los carteles con los que los niños pidieron devolver a Lolita a su hogar, el mar de los Salish, un estuario en el norte del Pacífico donde nació.

El 24 de septiembre de 1970 Lolita fue trasladada desde el noroeste de Estados Unidos al Seaquarium de Miami, ahora en manos de Palace Entertainment, una empresa perteneciente a Parques Reunidos.

PETA reiteró este martes que Lolita no puede bucear, nadar las distancias que requiere, buscar refugio del ardiente sol de verano ni entablar relaciones sociales con otros su propia especie.

La otra orca que una vez estuvo en el mismo tanque, Hugo, murió después de golpear repetidamente su cabeza contra una pared en 1980, recordó la organización ambientalista.

FUENTE: EFE

En esta nota: