Panamá Nacionales -  3 de octubre 2012 - 12:05hs

Estudio revela vulnerabilidad a un sismo de viviendas en Chiriquí

Panamá ( EFE ) Un estudio sobre el riesgo sísmico de la ciudad occidental de David, en Panamá, presentado hoy por el Gobierno y el Banco Mundial, reveló que el 35 % de sus viviendas son vulnerables a un sismo, y recomendó una serie de medidas para minimizar el impacto de una eventual catástrofe natural en la zona.

Los resultados del llamado Proyecto de Asistencia Técnica fueron presentados este miércoles por el especialista en Gestión de Riesgo de Desastres del Banco Mundial (BM) para América Latina y el Caribe, Fernando Ramírez.

El estudio, financiado con fondos y donaciones del multilateral y del Gobierno de España, fue desarrollado por instituciones gubernamentales panameñas, entre ellas el Ministerio de Vivienda y la Universidad de Panamá, y contó con la asistencia técnica y asesoría del BM.

El proyecto consistió en el desarrollo de un "proceso aplicado de modelamiento de riesgo sísmico, que analizó un portafolio de viviendas , de colegios y de centros de salud" de David, explicó Ramírez a Efe.

"Se hizo el estimativo de pérdida con la técnica de modelamiento probabilista, que calcula un conjunto de posibles sismos", de diferentes magnitudes, "y sus consecuencias, y a partir de allí se elaboran mapas de riesgo, que señalan los diferentes niveles de pérdida en la ciudad", precisó el especialista.

Una de los resultados del estudio realizado en David es que el 35 % de las cerca de 42.000 casas que tiene la ciudad carecen de "mampostería y confinamiento, es decir, que no tienen las debidas columnas y vigas que abrazan los muros".

"Ese 35 % de viviendas entonces es el más vulnerable" a una catástrofe natural, afirmó Ramírez, y precisó que también se analizaron las estructuras de una veintena de escuelas y unos pocos hospitales que también mostraron distintos niveles de vulnerabilidad.

Entre las recomendaciones contenidas en el informe para minimizar el impacto de una eventual catástrofe natural están "mejorar la caracterización de algunos suelos de la ciudad porque la onda sísmica cambia dependiendo de la composición superficial de los mismos".

También se insta a impulsar "programas de mejoramiento de vivienda que incentive a que los dueños de las mismas a que las mejoren, y que se ofrezca asesoría técnica para constructores de obras populares".

Incluso se propone "asegurar parte del portafolio de edificaciones" vulnerables, para minimizar el impacto económico que significaría para el Gobierno enfrentar las consecuencias de una catástrofe.

El estudio técnico presentado este miércoles se enmarca en un programa regional que busca calcular el posible impacto de eventos catastróficos con el fin de definir políticas públicas para mitigar riesgos.

El proyecto ha tenido un costo aproximado de unos 120.000 dólares, aportados por el BM y España a través de fondos no reembolsables o donaciones, explicó Ramírez sin más precisiones.

FUENTE: Agencia EFE

En esta nota: