Zona Libre de Colón

EFE

La actividad de la Zona Libre de Colón (ZLC), considerada la más grande del continente americano y ubicada en el Caribe panameño, aumentó un 13,7% durante el primer cuatrimestre del año hasta alcanzar los 7.164 millones de dólares, informaron hoy fuentes oficiales.

El gerente general de la zona franca, Manuel Grimaldo, indicó en rueda de prensa que solo en el mes de abril se registró un movimiento comercial de 1.922 millones de dólares, lo que supone un incremento del 25,5% con respecto al mismo mes del año anterior.

Publicidad

"La Zona Libre de Colón poco a poco se está levantando (...) Los números actuales lo que nos están indicando es que si la zona libre sigue en estas condiciones es muy probable que terminamos 2018 por encima de los 21.000 millones de dólares", aseguró el administrador.

La zona franca, donde operan 3.000 empresas dedicadas a la reexportación, atravesó una severa crisis en 2015, cuando sus ingresos cayeron casi un 8%, debido principalmente a la situación económica de Venezuela, a los aranceles que Colombia aplica a las reexportaciones de algunos productos y a la revalorización del dólar.

La plataforma comercial cerró 2017 con un movimiento de 19.713 millones de dólares, un 0,3% más que lo registrado en 2016, según los datos oficiales.

Grimaldo explicó que la recuperación se debe a una mejor gestión de este centro regional de distribución de mercancías y "a que los empresarios han buscado otros mercados alternos" que suplan la caída de Venezuela y Colombia, entre otras causas.

China, con quien Panamá estableció relaciones diplomáticas hace un año, es uno de los principales socios del emporio empresarial y acaparó durante el primer trimestre del año el 24% de todo el movimiento comercial.

Ambos países, además, empezarán a negociar a partir de la primera quincena de julio un Tratado de Libre Comercio (TLC), que genera grandes expectativas en Panamá y que, en opinión del funcionario, es "una gran oportunidad de negocio" para la zona franca.

"La nueva ruta de la seda (una ruta comercial que quiere desarrollar China) empieza efectivamente en la Zona Libre de Colón. Por nuestra posición geográfica podemos llegar a cualquier destino mucho más rápido y de una forma más económica que cualquier otro país", admitió.

Grimaldo recordó también que ya hay varias empresas chinas de la industria logística que se han instalado en la zona franca y que en los últimos meses su equipo ha tenido "muchos acercamientos" con grandes compañías del país asiático.

La zona franca se encuentra a pocos kilómetros de la entrada Atlántica del Canal de Panamá y en ella trabajan más de 25.000 personas.

Publicidad