Aqualia se adjudicó en febrero de 2018 el contrato para asesorar durante 5 años al Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN)

EFE

La española Aqualia, filial de la constructora FCC e implicada en pagos de sobornos en Panamá, abandonó recientemente de manera unilateral y definitiva un proyecto de saneamiento en la capital panameña de 60 millones de dólares, y ahora se estudia adjudicárselo a Aguas de Barcelona, de la francesa Suez, informaron este jueves a Efe fuentes oficiales.

Aqualia se adjudicó en febrero de 2018 el contrato para asesorar durante 5 años al Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN) de Panamá en un proceso de optimización de almacenamiento, distribución y control del agua potable en el área metropolitana, un proyecto financiado con 250 millones de dólares por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Publicidad

En diciembre pasado, la Contraloría de Panamá dio luz verde a la ejecución de ese contrato, congelado desde 2018, cuando la filial de FCC lo consiguió mediante concurso público.

La salida de Aqualia ha sido "una decisión particular" de la empresa, y tanto el IDAAN como el BID buscan solventar la situación de forma tal que todas las partes se vean beneficiadas, dijo este jueves a Efe la Oficina de Relaciones Públicas del ente encargado del agua en Panamá.

La Dirección Ejecutiva del IDAAN, que lidera Guillermo Torres Díaz y los ingenieros de la institución "que estaban tramitando todo esta gestión, están con el BID en este acompañamiento, para que esto transcurra y se cierre el capitulo con Aqualia de la mejor forma", agregó.

Las razones que llevaron a Aqualia a dejar el proyecto no fueron comentadas a Efe por la fuente oficial, que sí adelantó que entre las opciones que se manejan está la posibilidad de adjudicar el contrato a Aguas de Barcelona, la empresa que quedó segunda en la licitación.

Fuentes gubernamentales dijeron a Efe que Aqualia afronta la posibilidad de ser sancionada por el BID con un veto por un determinado tiempo a participar en proyectos financiados por ese organismo.

"Se está evaluando el paso que habría que dar junto al BID (...) está la posibilidad, en el caso de que así las leyes lo permiten, de que la empresa que quedó en segundo lugar pueda aplicar para la consecución del contrato y darle curso, que es lo que más le interesa a la institución", dijo a Efe la Oficina de Relaciones públicas del IDAAN.

"En este momento el IDAAN se encuentra junto con el BID gestionando lo que significaría el siguiente paso, para la consolidación del refrendo que la Contraloría realizó en diciembre para ese programa de acompañamiento y toda la inversión que se necesita para modernizar la institución", sostuvo la fuente oficial.

En enero pasado, el director del IDAAN dijo que de los 60 millones de dólares del contrato con Aqualia, 30 millones se invertirán en el desarrollo de "obras de impacto", entre ellas la restauración de la planta potabilizadora Federico Guardia Conte, más conocida como la planta de Chilibre, la más importante del país.

Chilibre suministra a la capital y sus alrededores, un área con cerca de 1,5 millones de habitantes, pero es una "planta enferma", y "con estos fondos nosotros vamos a corregir la enfermedad de esas instalaciones", dijo entonces Torres en declaraciones a la radio local.

El contrato con el IDAAN era el segundo que Aqualia había ganado en Panamá, tras la adjudicación del proyecto de depuradora de Arraiján Este, de acuerdo con los datos de la empresa española.

El refrendo del contrato con la filial de FCC se dio mientras que esta multinacional es investigada por la Justicia de Panamá y la de España después de que varios de sus ejecutivos han reconocido el pago de sobornos millonarios a cambio y en la ejecución de contratos para construir obras viales en la capital y las líneas de Metro, por lo que hasta ahora solo hay una persona detenida preventivamente en la capital panameña. 

Publicidad