Panamá Nacionales -  21 de enero 2021 - 20:42hs

TI pide al Minsa y MIRE explicar los controles para evitar corrupción en proceso de vacunación

Nimay González
Por Nimay González

La Fundación para el Desarrollo de la Libertad Ciudadana, Capítulo Panameño de Transparencia Internacional (TI) expresó este jueves su preocupación ante la posibilidad de que se cometan faltas a la ética en la distribución de las vacunas contra la COVID-19 , ante lo cual reitera el llamado al Ministerio de Salud (Minsa) y al Ministerio de Relaciones Exteriores (MIRE), para que expliquen cuáles van a ser los controles para evitar la corrupción en el proceso de vacunación .

 Embed      

“Manifestamos nuestra profunda preocupación por posibles faltas de ética pública en la distribución de las vacunas pues ello profundizaría la inequidad en el país, además de la intranquilidad y desconfianza de la ciudadanía, y obstaculizaría un proceso ordenado y transparente de vacunación”, señala la Fundación en un comunicado .

Señala que esta misma solicitud fue hecha a ambas entidades el pasado 5 de enero de 2021, a la ministra de Relaciones Exteriores, Erika Mouynés, y al ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, respectivamente, en relación a la adquisición de vacunas y tratamientos contra el virus de COVID19, y entre las preguntas de transparencia y ética pública realizadas estuvo la siguiente: “3. Conocer si serán aplicados mecanismos de transparencia y garantías en el plan de vacunación para evitar actos de corrupción y “juega vivo” que profundicen la desigualdad existente en la sociedad panameña”.

Agrega que de acuerdo a la Ley de Transparencia, el Minsa y el MIRE tienen 30 días para contestar, que se cumplirían el 4 de febrero de 2021; sin embargo, frente a la urgencia de lograr un proceso transparente de vacunación los lleva a solicitar públicamente a los titulares de ambos ministerios, que contesten y compartan en tiempo real los métodos para lograr un proceso transparente y sin corrupción y las sanciones del caso si no se cumplan.

“Cualquier vacuna aplicada a personas que no estén en el primer grupo de profesionales de la salud en contacto directo con pacientes de COVID19, es un acto violatorio del Código de Ética de los Servidores Públicos y es una traición a la ciudadanía. Tanto de quienes las apliquen, como de quienes las reciban. Esto incluye administrativos y otros funcionarios que pueden esperar, dentro de su grupo correspondiente, a las siguientes remesas de vacunas”,advierte.

De igual forma solicita a la Asamblea Nacional, que acoja y apruebe el anteproyecto de ley presentado hoy por el diputado Juan Diego Vásquez, para lograr la transparencia en la distribución y aplicación de las vacunas COVID19; y al Procurador de la Administración que acoja la denuncia presentada hoy por el abogado Ernesto Cedeño por posibles irregularidades reportadas en la aplicación de las vacunas.

Con relación al Código de Ética de los Servidores Públicos, detalla que el Decreto Ejecutivo No. 246 de 15 de diciembre de 2004, publicado en Gaceta Oficial No. 25199, de 20 de diciembre de 2004, dicta el Código Uniforme de Ética de los Servidores Públicos que laboran en las entidades del Gobierno Central, en cuyo texto puede encontrarse las obligaciones de probidad (Art. 3), que le exige al funcionario actuar con rectitud y honradez, procurando satisfacer el interés general y desechando todo provecho o ventaja personal; el uso adecuado de los bienes del Estado (Art. 25) y la prohibición de recibir beneficios indebidos (Art. 35) entre otros aplicables al tema de vida o muerte del personal de salud, y de los pacientes que este personal atiende, que nos ocupa.