Panamá Nacionales - 

"Laboratorios comenzarán en cadena asumiendo una reducción del 30% que ocasionará un efecto cascada", Luis Sucre

El ministro de Salud añadió que es la primera vez que el Gobierno logra que se sienten a negociar los tres eslabones: laboratorios, distribuidores y minoristas.

“La población panameña tiene muchos años de estar solicitando que se haga un ajuste de precio o reducción en el costo de los medicamentos y no se le ha podido dar respuesta por lo complejo del tema”, manifestó el ministro.

El ministro detalló que se trata de una cadena de abastecimiento y que, por primera vez, en la historia un gobierno logra que se sienten a negociar los tres eslabones que son: Laboratorios (productores), distribuidores, (los que les venden a las farmacias) y los minoristas, que son las farmacias.

Sucre añadió que desde el día 10 de agosto, se anunció que el Decreto 17 que regula el precio del 30% de descuentos en los medicamentos entraba en vigor el día 15, del corriente mes.

De igual manera expuso que la última propuesta se expuso en la mesa del diálogo y que salió de los propios distribuidores “es que los Laboratorios comenzarán en cadena asumiendo una reducción de precio de un 30% lo que ocasionaría un efecto cascada, en la disminución del precio, porque el descuento en medicamento solo es para jubilados y discapacitados”.

El ministro indicó que, sobre el inventario, el Gobierno Nacional está apoyando a las farmacias pequeñas para que este inventario se les reconozca.

Sucre concluyó señalando que en este programa que existe un decreto que establece la apertura del margen de otro país, que no podía según su licencia vender en Panamá, por lo que se han acercado a otros países como: Ecuador, Corea del Sur, Chile, Argentina, México, Colombia, Cuba y Brasil.

Cabe señalar que la Unión Nacional de Propietarios de Farmacias (Unprofa) consideró injusto que sean las farmacias las que lleven “la mayor carga y sacrificio de capital” en la búsqueda de reducir el precio de los medicamentos en Panamá y este martes continuaban con el cierre de sus locales como medida de presión para sentarse en una mesa con el Gobierno al que le solicitar modificar o derogar el Decreto 17.