ASUAN Internacionales -  6 de abril 2014 - 20:23hs

Enemistad familiar deja dos muertos en Egipto

Los enfrentamientos entre un clan árabe y una familia nubia se reanudaron el domingo en el sur de Egipto con un saldo de dos muertos y cuatro heridos, dijeron funcionarios egipcios de salud, lo que dejó la ciudad turística de Asuán al borde del caos a pesar del esfuerzo del gobierno por poner fin al derramamiento de sangre.

Los choques, que comenzaron el viernes, han dejado hasta el momento 25 muertos. Los enfrentamientos armados se propagaron más allá de una zona residencial al hospital local y el depósito de cadáveres cerca del centro de la ciudad, a pocos kilómetros de los hoteles de turistas y zonas comerciales.

Una turba furiosa del clan árabe quemó casas de nubios el domingo tras recuperar los cadáveres de sus familiares para enterrarlos. El ataque hizo que nubios armados salieran a las calles y se trenzaran con los árabes en fuertes combates con armas de fuego. La policía batalló para dispersar la turba frente al hospital.

Mientras tanto, los vecinos se quejaron de la incapacidad de las fuerzas de seguridad de poner fin a la violencia entre los dos grupos. Por su parte, los nubios quemaron carretones tirados por caballos del clan árabe a manera de protesta.

Un vecino nubio dijo por teléfono que hombres armados del clan árabe haleyla atacaron su vecindario en las afueras de Asuán.

"Nos atacan y estamos muriendo", dijo el hombre, que declinó ser identificado porque temía por su vida. "No se ve la presencia del gobierno ni de la policía en la zona".

Los combates comenzaron poco después que el gobernador local visitó la zona. Un fotógrafo de The Associated Press dijo que hubo choques armados en las cercanías, como la zona frente al hospital y la morgue. Las autoridades cerraron las escuelas de la zona y una universidad por temor a más violencia.

En el centro de la ciudad, las tiendas y panaderías estaban cerradas y los trenes no se atrevían a llegar a la ciudad, en espera de que terminara la violencia.

La enemistad comenzó después de un enfrentamiento la semana pasada entre estudiantes, a la que se sumaron adultos, lo que a su vez provocó los combates mortales del viernes. La policía dijo que los choques fueron por el acoso a una niña. Varios testigos dijeron que grafitos ofensivos pintados en paredes impulsaron la violencia.