EEUU: Niña que murió detenida en inmigración tenía infección

AP

La niña guatemalteca de 7 años que murió mientras estaba bajo custodia de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos falleció a causa de una infección bacteriana, un caso que atrajo atención mundial a los apremios por los que pasan las familias de migrantes detenidas en la frontera sur de Estados Unidos.

La oficina del médico legista del condado El Paso reveló el viernes un informe de los hallazgos relacionados con la muerte de Jakelin Caal Maquín, el 8 de diciembre, un día después de que fue detenida por agentes de la Patrulla Fronteriza junto con su padre.

Publicidad

El reporte indica que trazas de estreptococos fueron halladas en los pulmones, hígado, bazo y glándulas suprarrenales de Jakelin. La autopsia dice que Jakelin tuvo una “infección de progresión rápida” que derivó en falla orgánica múltiple. El médico legista no determinó qué tipo de estreptococo contrajo Jakelin.

Jakelin es una de dos niños que han muerto bajo custodia de la Patrulla Fronteriza en los últimos meses, lo que ha planteado inquietudes sobre las prácticas de la agencia para proveer asistencia médica mientras se registra un aumento en el número de familias migrantes que entran en Estados Unidos por la frontera sur.

Publicidad

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) dijo al poco tiempo de la muerte de Jakelin que fue detenida con su padre, Nery Gilberto Caal Cuz, entre un grupo de 163 migrantes alrededor de las 9:15 de la noche del 6 de diciembre en Nuevo México. El padre firmó un formulario en inglés indicando que Jakelin gozaba de buena salud, pero sigue sin saberse si comprendía lo que decía el documento.

Jakelin y su padre subieron a un autobús alrededor de la 4:30 de la mañana del 7 de diciembre en el puerto de entrada Antelope Wells hacia la estación Lordsburg. El padre de Jakelin reportó justo antes de que saliera el autobús a las 5 de la mañana que la niña vomitaba, según el comunicado de CBP.

El autobús llegó a Lordsburg unos 90 minutos después, decía el comunicado. Para entonces, Jakelin tenía una fiebre de 40,9 centígrados (105,7 Fahrenheit). Un paramédico tuvo que reanimarla.

Fue llevada vía aérea a un hospital en El Paso, Texas, en donde murió al día siguiente.

La CBP dijo que grandes grupos de migrantes se dirigen cada vez más hacia áreas remotas de la frontera, como la parte rural de Nuevo México, en donde hay pocas instalaciones y personal para detener y atenderlos. De forma reciente, la Patrulla Fronteriza comenzó a liberar a familias inmediatamente en lugar de enviarlas a ser procesados, una medida que la agencia dijo que era necesaria para aliviar la sobresaturación en sus instalaciones.

Los defensores de migrantes desde hace mucho han insistido que las instalaciones no están en condiciones para detener a familias. Tras la muerte de Jakelin, un relator especial de la ONU sobre derechos humanos de migrantes exhortó a Estados Unidos a no detener a migrantes y pidió una “investigación detallada” de la muerte de la pequeña.

Publicidad

Publicidad