La titular del Mides, María Inés Castillo, se trasladó hasta San Félix para iniciar este proyecto que empodera a la mujer rural

Teiga Castrellón

El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y el Banco Mundial han lanzado el Proyecto de fortalecimiento del Sistema de Protección social, en el que han invertido B/.389 mil para poner en marcha un plan piloto que promoverá el fortalecimiento de capacidades colectivas y la participación ciudadana a través del crecimiento de granjas autosostenibles que permitirá que 800 familias produzcan sus propios alimentos y vendan el excedente de sus cosechas.

El programa fue inaugurado en la una granja avícola y agrícola ubicada en el corregimiento de Las Lajas, distrito de San Félix en Chiriquí, donde la ministra y viceministra del Mides María Ines Castilló y Milagros Ramos Castro, se reunieron con las 13 mujeres que liderizan el proyecto adscrito al programa de Redes Territoriales y se les explicó todos los beneficios que le ofrecerá este programa y cómo potenciará sus proyectos.

Publicidad

Se adelantó que este programa beneficiará a cinco provincias: Chiriquí con 5 proyectos, Veraguas con 32, Coclé con 30 y los Santos y Herrera con 10 proyectos.

Este plan piloto impactará directamente a 800 familias donde viven aproximadamente 4 mil personas en pobreza extrema de acuerdo a las proyecciones que se han realizado.

"El programa les proveerá de todo lo necesario. En el caso de las granjas agrícolas las beneficiarias recibirán 15 diferentes clases de semillas, herramientas, bombas de agua y asesoramiento técnico para desarrollar una producción autosostenible", acotó Castillo.

Además, se detalló que a los que desarrollan granjas avícolas se les entregará vitaminas, alambre, 100 pollos de engorde y asesoramiento para impulsar un crecimiento sano que les permita tener a las 7 u 8 semanas pollos para el consumo y comercialización.

Para la ministra Castillo este proyecto empodera a la mujer rural y le permite generar ingresos económicos que les ayuda a sustentar sus hogares. La faculta, además, de liderazgo, una cualidad que es fundamental para el desarrollo de la paridad de género, también combate la pobreza, la deserción escolar y se alinea con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) que busca un desarrollo social justo y equitativo en todas las clases sociales sin excepción.

"Estamos otorgándoles herramientas financieras y capital semilla que les ayudará a ser mujeres emprendedoras capaces de generar una economía en sus comunidades", señaló Castillo.

La mayoría de los beneficiarios de los programas de transferencias monetarias condicionadas (PTMC) son mujeres rurales que requieren ser incluidas en el desarrollo social del país. No solo se les entregara una transferencia, también se les enseñará a ser actoras de su propio desarrollo.

Por su parte, la directora de Inversión para el Desarrollo del Capital Social, Onelia Peralta Núñez indicó que para lograr que un grupo mujeres empíricas en la agricultura y en proyectos avícolas sean capaces de ser autosostenibles se hará a través de un plan humano o habilidades blandas que incluyen un acompañamiento permanente, capacitaciones y asesoramiento en campo.

"Aquí se le enseña técnicas de siembra como la aplicación de camas para cultivar rubros como: repollo, habichuelas, ají, apio, lechuga, tomate, pepino y otros cultivos esenciales para el consumo humano", destacó Peralta.

Otras de las bondades del programa es su articulación interinstitucional, ya que colaboran el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), el Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA), a Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Ampyme), Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano (Inadeh), entidades que le facilitarán a las beneficiarias herramientas financieras, cursos y recursos para desarrollar líneas de producción sostenibles.

Publicidad