Panamá Nacionales -  2 de octubre 2020 - 13:10hs

Minsa alienta a médicos a que utilicen la hidroxicloroquina contra el COVID-19

"Nosotros aquí en Panamá la hemos utilizado también, incluso para el tratamiento de la malaria y hasta ahora el Ministerio de Salud no ha recibido ni un solo reporte de que haya provocado ningún tipo de afección grave en nadie. Nosotros como Ministerio de Salud seguimos alentando a los médicos que utilicen la hidroxicloroquina, no hay por qué no utilizarla , siempre y cuando se haga en los 7 primeros días de la enfermedad que es lo que hemos estado recomendando", señaló Sucre.

Las declaraciones del ministro llegan cinco días después del " Informe de situación N°33  COVID-19 de Panamá " que hiciera la Organización Panamericana de la Salud (OPS) donde señala que tres estudios demostraron que este medicamento no reduce significativamente el riesgo de infección.

Además la OPS expresaba que era necesaria más información proveniente de estudios adecuadamente diseñados para confirmar o descartar estos hallazgos.

En su conclusión la OPS resalta que la seguridad de las personas debe ser un objetivo prioritario en su atención; y recomienda que que este medicamento, en combinación con la azitromicina, debe ser utilizado únicamente en un marco investigativo en el contexto de ensayos clínicos aleatorizados que evalúen su seguridad y eficacia y que estén debidamente registrados, aprobados y que sean éticamente aceptables.

"En la intensa búsqueda de una terapia farmacológica eficaz, la cloroquina y la hidroxicloroquina han sido el foco de una enorme atención pública, porque se ha generado una gran expectativa para uso en la profilaxis y tratamiento de COVD-19, a pesar de la falta de tal evidencia. En virtud de ello, la OPS/OMS advierte sobre los potenciales efectos de cardiotoxicidad, miopatía y retinopatía, y que, por tanto, su uso indiscriminado sin supervisión médica puede exponer a la población a efectos adversos graves para la salud ", indica en la "Recomendación" final del informe la OPS.

El informe señala que los países debieran seguir la orientación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el uso ético de medicamentos en situaciones de emergencia, incluidos el uso en indicaciones no autorizadas y el uso compasivo.

 Embed