¿En que país se celebra el Halloween más divertido? Foto: Dreamstime

Raquel Bellini

El Halloween empezó a ser celebrado hace más de 2,500 años, en Irlanda. Los celtas hacían máscaras y distribuían dulces para atraer espíritus buenos y alejar los malos. Pero, en esta época, esta tradición era conocida como Samhain. Los cristianos, que no estaban de acuerdo con estos rituales, empezaron a predicar que esta era una festividad pagana y, por esto, bautizaron la fecha como el "Día de las brujas".

Actualmente, esta fecha es celebrada en diversos países, pero la forma de conmemoración puede variar mucho. En Alemania, por ejemplo, esta fecha es muy importante. Todos los años, niños, adultos y jóvenes organizan grandes fiestas y utilizan la creatividad para crear disfraces de los personajes más terroríficos de las películas. Este día es súper común que los pequeños salgan a la calle a pedir golosinas de puerta en puerta. Uno de los datos curiosos de esta festividad en Alemania es que la mayoría de las personas mayores tienen la costumbre de esconder los cuchillos para que ningún espíritu malo intente hacerles daño.

Publicidad

Esta también es una de las fechas más importantes de Estados Unidos. En este país, todo el mundo se disfraza y va a las calles participar de suntuosos desfiles. Los niños se disfrazan de pequeños monstruos y van de puerta en puerta jugar "Truco o trato".

En México, esta fecha también es celebrada de forma muy interesante. El 31 de octubre, de la forma tradicional: con disfraces y desfiles. Pero, la fiesta solo termina el 2 de noviembre, cuando la población sale visitar a los cementerios para llevar bebidas, flores y agasajos a sus familiares fallecidos. El 2 de noviembre se celebra el Día de los muertos y se le rinde tributo a la Santa Muerte, es más en México y otros países se ha popularizado entre los disfraces el de Catrina, imagen que representa la muerte en la tierra azteca.

Publicidad

En Panamá, al igual que Estados Unidos, la fecha es celebrada con disfraces y mucha diversión. Aquí no es tan común que los niños salgan a la calle para pedir dulces, pero algunas familias mantienen el ritual para distraer a los pequeños.

En Irlanda, país donde todo empezó, esta fiesta es muy bonita. Se celebra con fuegos artificiales, hogueras y, claro, con creativos disfraces. Los papás preparan diversos juguetes en que los niños tienen que encontrar calabazas por la casa, en las mesas hay siempre una multitud de opciones de platos dulces y salados.

Publicidad

Publicidad