Seattle aprueba impuesto a compañías grandes

Las mayores compañías en Seattle, como Amazon y Starbucks, tendrán que pagar un nuevo impuesto para ayudar a financiar servicios para los desamparados y viviendas de bajo costo, bajo una nueva medida aprobada por los líderes municipales.

El concejo municipal aprobó unánimemente un plan que establece impuestos de alrededor de 275 dólares por empleado a tiempo completo por año _ menos de los 500 dólares propuestos inicialmente _ para compañías que tienen ingresos netos de al menos 20 millones de dólares. El impuesto recaudaría 48 millones al año para construir viviendas de bajo costo y proveer servicios de emergencia a los desamparados.

El debate sobre quién debería pagar para lidiar con la crisis de vivienda exacerbada por el rápido crecimiento económico de Seattle se produjo luego de tensas discusiones, reuniones agitadas y una amenaza de Amazon, el mayor empleador de la ciudad, de frenar los planes de construcción de un edificio de 17 pisos junto a su sede central.

Amazon, Starbucks y grupos empresariales criticaron la decisión del concejo tras la votación del lunes. Dicen que se trata de un impuesto sobre los empleos y cuestionaron si los funcionarios municipales estaban gastando los recursos de forma efectiva. Un legislador republicano dijo que propondría legislación el año próximo para dejar claro que un impuesto municipal sobre empleados, salarios u horas es ilegal.

Starbucks, también basada en Seattle, criticó también al concejo, acusándole de despilfarrar fondos al tiempo que ignora a centenares de niños que duermen en las calles.

Pero grupos de trabajadores e iglesias elogiaron el impuesto como un paso hacia la construcción de necesarias viviendas de bajo costo en una ciudad en que la brecha de ingresos sigue creciendo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes