MIDDLETOWN Internacionales -  4 de agosto 2015 - 21:13hs

Incendio forestal ocasiona daños en norte de California

Una situación predecible pero dolorosa se repitió el martes este verano en media decena de comunidades vacacionales cerca del mayor lago de agua dulce de California debido a un incendio forestal de desplazamiento errático que ha destruido decenas de construcciones y continúa amenazando 7.000 más desde su inicio hace una semana.

Mientras bomberos y equipo de fuera del estado se sumaban para combatir el fuego a unos 16 kilómetros (10 millas) de Clear Lake, se pidió a más de 13.000 personas que desalojaran sus casas, cabañas vacacionales o campamentos ubicados en la más reciente región propensa a incendios que está en alerta.

"Esto nunca se vuelve más fácil", dijo Gina Powers, quien junto con su esposo y gatos dejaron la noche del domingo su casa en Spring Valley, la cual ya han tenido que abandonar antes en las más de dos décadas que ella ha vivido ahí. "Esta ocasión fue más aterradora", comentó.

Funcionarios de bomberos estatales y federales señalaron que el persistente incendio había consumido hasta la mañana del martes más de 261 kilómetros cuadrados (101 millas cuadradas) después de que las llamas atravesaron una autopista en varios lugares. Sigue contenido en un 12% y previsiblemente estará controlado hasta el lunes.

El incendio, por mucho el más grande de los 11 que arden en el norte de California, dio inicio el 29 de julio en maleza afectada por la sequía que no se había quemado en años en el área de Lower Lake, aproximadamente 160 km (100 millas) al norte de San Francisco. No se ha determinado la causa del fuego.

El Centro Nacional de Cooperación entre Corporaciones de Bomberos en Boise, Idaho, catalogó el incendio como el de mayor prioridad en el país para cuadrillas y equipo, aun cuando ardían otros fuegos potencialmente destructivos en Oregon y Washington, dijo el vocero Mike Ferris, quien lo describió como "un monstruo enorme".

"Solamente en el norte de California, todos los recursos están dedicados (a este incendio), y (las autoridades locales) han tenido que recurrir afuera del área geográfica para conseguir otros, sean aeronaves o bomberos", señaló Ferris.

Debido a que más de 3.000 bomberos participan en el combate al incendio y las personas desalojadas buscan albergue, los moteles ubicados a varios kilómetros de distancia tenían reservadas todas sus habitaciones por varios días.

Margot Simpson, administradora de un centro de la Cruz Roja para desalojados que se estableció en la Escuela Secundaria Middletown, dijo que no ha tenido suerte en encontrar una habitación para una persona en silla de ruedas después de buscar en cuatro de las comunidades cercanas más grandes.

Vicki Estrella, quien ha vivido en el área durante 22 años, permanecía en la secundaria con su esposo y el perro de ambos.

"Es increíble la forma en que esa cosa se ha extendido", comentó Estrella. "El humo alcanzaba los 90 metros (300 pies) de altura".

Los bomberos aprovecharon la temperatura más fresca del martes para hacer un cortafuego entre las llamas y algunas de las aproximadamente 6.900 casas que están en peligro.

A pesar de que aumentó de tamaño, el fuego no ha consumido más casas aparte de las dos decenas ya destruidas.

FUENTE: AP