Cardenal chileno declara por presunto encubrimiento de abuso

AP

El cardenal emérito de Chile, Francisco Javier Errázuriz, declaró el jueves como imputado del supuesto encubrimiento de más de diez casos de abuso sexual cometidos por sacerdotes.

Apoyándose en un bastón y visiblemente molesto, Errázuriz declinó hablar con la prensa al ingresar a la Fiscalía Centro Norte de Santiago. Su declaración se extendió por al menos tres horas.

Publicidad

“La imputación en este caso se refiere a su conducta, al cumplimiento o incumplimiento de sus obligaciones como arzobispo”, explicó el fiscal Emiliano Arias de la región de O’Higgings y a cargo de muchos de los casos de abuso en la Iglesia chilena. Explicó que se trata de aproximadamente diez investigaciones.

“El encubrimiento consiste en la realización de determinadas conductas por parte de una persona que se traducen o han redundado en el beneficio o protección de ciertos imputados, en este caso el beneficio o protección es de clérigos, no sólo sacerdotes, clérigos también, que se encuentran involucrados en delitos de abuso sexual contra menores”, señaló Arias.

Publicidad

Por su parte, el cardenal Ricardo Ezzati, removido de su cargo como arzobispo de Santiago el sábado por el papa Francisco, deberá declarara ante la justicia por las mismas causas en las próximas semanas.

Ezzati negó el encubrimiento de algún abuso durante su tiempo a cargo del Arzobispado en declaraciones a medios chilenos.

Ambos han sido muy cuestionados por las víctimas, especialmente las del cura pedófilo más emblemático de Chile, Fernando Karadima, condenado a una vida de penitencia y oración en un juicio canónico y expulsado de la Iglesia por el papa Francisco en septiembre.

Según datos ofrecidos por la Fiscalía Nacional a The Associated Press existen 158 causas en la fiscalía por abusos en el seno de la Iglesia, que implican a 219 personas investigadas y 241 víctimas. Al menos 123 de esas víctimas eran menores de edad cuando ocurrieron los hechos.

Publicidad

Publicidad